7/05/2011

Dragones

El mundo observa con cierto asombro al hombre que parece indiferente al hogar, dinero, confort, rango, el poder o la fama.  El mundo siente, no sin cierta aprensión, que aquí hay alguien fuera de su jurisdicción; que no se rinde ante sus encantos; alguien extrañamente libre, indómito, irrestricto por convicción, moviéndose independiente de las corrientes ordinarias de la raza humana - Winston Churchill
Publicar un comentario