8/29/2012

Insomnia tecnológica

Vivimos una época en la que el sueño es más cómodo que nunca y sin embargo más difícil de alcanzar. Incluso, el peor colchón en los Estados Unidos es lujoso comparado con los que existian no hace mucho tiempo. Durante la época victoriana, por ejemplo, los trabajadores que vivían en las fábricas, dormían sentados en los bancos, con los brazos colgando sobre una cuerda tensa en frente de ellos. Pagaban por este privilegio, dando a entender que era mejor a otras alternativas. Las familias hasta la época de la Revolución Industrial participaban en el ritual nocturno de la comprobar si había ratas y ácaros en sus dormitorios compartidos. La modernidad trajo una drástica mejora del nivel de vida, pero con él llegó la luz eléctrica, la televisión y otros tipos de entretenimiento que han arrojado nuestros patrones de sueño al caos.

El trabajo se ha transformado en un hecho de veinticuatro horas de vida, con su propio conjunto de normas y expectativas a la hora de dormir ... El sueño esta arraigado en nuestro ethos cultural como algo que se puede posponer, dosificar con café, o ignorado. Y sin embargo, mantener un horario de sueño saludable es ahora considerado como una de las mejores formas de medicina preventiva.

David Randall
Publicar un comentario