10/30/2009

Con los pies mojados (afuera del Jardin del Eden)

Acá en el blog tenemos una especie de Artic Watch, para ver cuanto más dura el Ártico; no mucho, reporta TreeHugger.  Una buena parte del hielo que persiste es navegable y aún cuando el invierno se empieza a hacer presente, este no esta congelando tan rápido el mar como antes.

Por supuesto, de inmediato se escuchan las voces "lógicas" (pero de luces cortas) decir que estos son ciclos naturales, pero no es la normalidad lo que nos debería preocupar, sino que tanto nos afectará, porque dentro de historia humana no se han registrado estos fenómenos.

Acostumbrados como estamos a fluctuaciones manejables en el ambiente, no estamos preparados para lidiar, ni social ni económicamente hablando, a un mundo donde los medios productivos se afecten al peligrar las costas habitadas y los patrones climáticos perjudiquen a largo plazo los ciclos de siembra y cosecha.

A veces pienso que quienes niegan el calentamiento global o disminuyen su importancia, olvidan que NO vivimos en un apartado de la biosfera, un Eden amurallado, y que el hombre prehistórico vivió una era glacial que le obligó a vagar tras su alimento mientras luchaba por sobrevivir condiciones hostiles que bien pudieron extinguirlo.

¿Quién sabe?  Tal vez son romanticos que esperan bravear el vendabal, con jackets y botas impermeables y armados con cuchillas suizas.  O simplemente estan ciegos.

La más triste faceta de la vida actual es que la ciencia cosecha más rapidamente el conocimiento  que sabiduría la sociedad - Isaac Asimov
Publicar un comentario