2/13/2010

Sin experiencia previa

Percibir, está implicito al ser vivo, sea con uno de los sentidos o una combinación de ellos, la realidad inmediata se nos describe sin la mediación de la razón.
La conciencia de lo percibido y su memoria nos condiciona, nos hace experimentados y evita que cada nueva percepción nos innunde de temor o asombro.  Aún el que pierde la memoria no se sobresalta ante cada auto o rostro que vé, en su mente ya existen los patrones, ayudandole a navegar su entorno; mientras que en algunos casos la imaginación nos hace experimentar efectos sin causa física aparente.
Un milagro es... la otra cosa. Quien lo vive se da cuenta que las leyes que gobiernan el Universo, visible e invisible, tambíen albergan excepciones que requieren de nosotros una negación de lo que viceralmente aceptamos como cierto y que nos permiten vislumbrar la luz tras el velo que solo la fé puede apartar.
Publicar un comentario