6/27/2010

Pobre Messi

Para él, la portería ajena es un espejo, donde se ve acercándose, amenazando como ningún otro jugador en este mundial... pero solo para ver como sus disparos a gol rebotan en los postes y jugadores que parecen conspirar más allá de lo posible para cerrarle un camino que en otras instancias sería suyo.

No voy a Argentina, pero me preocupa que para cuando el momento lo encuentre, cuando apunte y dispare hacia si mismo, caiga un gol en las redes de mi equipo.  Pero lo aceptaré de buena manera, porque el buen fútbol me apasiona.
Publicar un comentario