4/14/2011

Consecuencias

Algo que me llamó la atención cuando vi las imágenes del terremoto japonés fue la forma franca en que el mar avanzaba tierra adentro; posteriormente explicaron los expertos que aunque la fuerza del maremoto era innegable, tambien es cierto que la topografía y la baja cubierta vegetal, boscosa, del área, ayudaron al fenómeno. Esta misma situación se presentó cuando ocurrió el terremoto de Sumatra-Andamán en el año 2004.

La lección es clara, aunque decidamos ignorarla:  la forzada erosión o eliminación selectiva de la capa vegetal costera y la "adecuación" de las mismas para habitación humana, al igual que la extracción de arena en las costas -y rios- tienen un alto precio.  La eliminación de los manglares, que son una barrera natural contra este tipo de eventos también implica la pérdida de la biodiversidad.

En la Naturaleza no hay recompensas ni castigos; hay consecuencias - Robert Green Ingersoll
Publicar un comentario