2/27/2013

Isla

Momentos de confusión y enojo se vivieron el jueves pasado en la isla Copetal, ubicada en el Archipiélago de las Perlas, donde agentes de la PTJ y personal de la fiscalía 6° exhumaron los restos de quien en vida se conociese popularmente como doña Blanca, pronunciada difunta  el 19 de marzo por el galeno Walterio Díaz, recientemente asignado al área.

La investigación fue solicitada por el Dr. Díaz dadas las singulares circunstancias que rodeaban a la hoy occisa, quien sufría de una condición cardíaca agravada por una hipersensibilidad al Sol la cual nunca se trató adecuadamente y otras averiguaciones que éste llevó en principio por su cuenta y que luego involucraron a las autoridades.

El momento álgido del día se produjo cuando un visitante se identificó como Justin Hambler, hermano de Gisela, lo cual fue negado por los enardecidos vecinos y familiares, hasta que el doctor mostró una evidencia probable de hecho: un recorte de revista; la foto de un niño, muy parecido al Sr. Hambler, dentro del puño cerrado de Gisela. 

Gisela o Gisselle Hambler nació en Bruselas en el año 1932; sus padres, diplomáticos de carrera se encontraban visitando el archipiélago en 1940 cuando naufragaron y fueron dados por desaparecidos cerca del Copetal. Criada por Mitzila de Ortega quien la recibió de un pescador que la encontró en la playa, y entregada a los 14 años a su hijo, Víctor Ortega; quien la mantuvo oculta del mundo por el resto de sus días aduciendo la antes mencionada dolencia.

En final de esta historia se decidirá hoy en los tribunales donde el gobierno belga reclama el traslado del cuerpo, mientras que los hijos de doña Blanca aseguran que ella amaba la isla, sin poseer más respaldo a ésta aseveración que una caja llena de conchas de colores.
Publicar un comentario