12/04/2009

¿Donde esta el Macondo Ciberespacial?


Estaba leyendo en BoingBoing sobre las posibles consecuencias que traería la popularización de la impresión de obras por demanda, a traves de equipos que conectados a la Red (Espresso), bajan, imprimen y entregan al cliente un libro en unos cuantos minutos.

Ya que el artículo lo escribe Cory Doctorow, este centra sus observaciones sobre los derechos de autor y el negocio, y señala que la localización, la personalización -a través de la elección de cubiertas y niveles de calidad-, puede ser un factor de éxito del modelo.

La pregunta es si ese es el camino que tomará a futuro la venta de libros y si ello significaría el fin de la librería como la conocemos.  ¿Podemos concebir un local practicamente vacío donde simplemente nos tomamos un café mientras se imprime el título deseado?  ¿Cómo se afectará nuestro aprecio por los libros al presenciar su manufactura? ¿Perderán las librerías su atributo de imán de la comunidad cultural?

Pienso que los métodos tecnológicos dictan la forma en que nos manejamos en el mundo y así como muchas librerías han desaparecido dada la popularidad de sitios como Amazon y Barnes and Noble, máquinas como la Expresso ofrecen una opción "palpable" para aquellos que prefieren el papel a la facilidad de un Kindle o los ebooks.


Por supuesto, no toda obra impresa se ajusta al modelo abaratado del Espresso.  Los libros de arte y fotografía usualmente demandan insumos de mayor categoría, aunque estos paradigmas podrían estar cambiando si consideramos la riqueza y capacidad manipulativa de tales elementos via Red.
Pero aún más relevante es: ¿Dónde esta la próxima gran revolución literaria?  ¿Existe algun apartado en este ciberespacio democratizante -o fuera de él (!)- para que se produzca un Macondo?

En este punto solo podemos divagar sobre las posibilidades, pero creo que así como en su momento la invención de la imprenta permitió un acceso masivo a literatura que previamente era un privilegio de los ricos, estos logros técnicos tambíen multiplican la cantidad de autores y los mundos literarios que puedan aportar, sea en papel o en bits.

Un gran libro debe llenarte de experiencias y dejarte algo exhausto. Tienes que haber vivido varias vidas mientras leías - William Styron
Publicar un comentario