5/28/2012

Inminente destrucción de manglares panameños

La reciente decisión  gubernamental de retirar el estatus de área protegida a los manglares de la Bahía de Panamá, comprendida entre lo que hoy es el final de Costa de Este hasta Pacora no puede calificarse de otra manera sino de perniciosa y un ataque a la integridad ecológica de una área que sirve de muralla protectora a mareas e inundaciones para los asentamientos humanos circundantes, es paso y refugio de cientos de especies migratorias e implica en su condición propia de habitat cercano a una ciudad, un beneficio de coexistencia hombre-naturaleza, que poco se ve en nuestros depredadores días.

Igual que ocurre con el Parque Metropolitano, hay quienes simplemente no pueden concebir la existencia de estos lugares que perfectamente pueden ser cubiertos de cemento y ellos mismos de dólares; no tienen conciencia de que el atractivo del lugar, por asi decirlo, es lo verde y no la sucesión genérica de edificios y que ese "vivir frente al mar" no es vivir junto a una estéril extensión de agua salada que justamente esta viva por los humedales.

Detalle del área protegida según la Convensión de Ramsar:
Bahía de Panamá. Panamá. 48,919 ha. 8°57’7’ N 79°1’8’’ S. Al este de Ciudad de Panamá sobre la costa del Océano Pacífico, el sitio comprende bajos intermareales de lodo divididos por varios estuarios, manglares, bosques inundables y ciénagas y lagunas de agua dulce. Es reconocido por ser un punto de parada importante para las aves playeras migratorias: durante una estación se han contado hasta 360,000 individuos, y se estima que entre 1 y 2 millones de aves se detienen allí durante la migración. El sitio alberga el 8% de la población mundial del playero occidental Calidris mauri, con registros de más de 280,000 individuos; 20% de la del chorlo semipalmeado Charadrius semipalmatus; y más del 1% de las poblaciones biogeográficas del playero semipalmeado Calidris pusilla, playero de alas blancas Catoptrophorus semipalmatus, zarapito trinador Numenius phaeopus, agujeta gris Limnodromus griseus, y el chorlo gris Pluvialis squatarola. Se cuentan varias especies amenazadas en el lugar, incluyendo al hormiguero gigante Myrmecophaga tridactyla, el tapir centroamericano Tapirus bairdii, el cocodrilo americano Crocodylus acutus, la tortuga cayuma Caretta caretta y el “negrito” Annona spreguei, árbol endémico. La pesca y la agricultura son las principales actividades humanas en el área, pero dada su proximidad a Ciudad de Panamá, las presiones del desarrollo urbano se han incrementado así como la contaminación por la descarga de aguas negras al mar. Diversas actividades investigativas con aves playeras se han realizado en el sitio, y éste fue recientemente declarado como Área Importante para la Conservación de las Aves o AICA. La Sociedad Audubon de Panamá apoyó la preparación de la ficha técnica para la designación.

Quisiera que los medios, porque es inútil cuestionar a las partes, investigasen quienes exactamente son los políticos que han impulsado esta atrocidad, quienes los que ya han vulnerado el área en preparación para esta nueva invasión y cuales los promotores que ya deben estar afilando sus cuchillos para repartirse el botín.

La desaceleración inmobiliaria es un hecho pero como toda gran máquina no es fácil apagarla de un solo golpe; la ciudad no necesita más edificios sino la optimización de las infraestructuras de servicio que a su vez ponderen la valorización de los existentes, es allí donde hay que terminar de invertir.  

Las consecuencias son irreversibles.
 
¿Cómo podrías describir la diferencia entre la guerra y la industria moderna -- por ejemplo, entre bombardear y la mineria a cielo abierto, o entre la guerra química y la manufactura química?  La diferencia parece  ser que solo en la guerra la victimización humana es directamente intencional y en la industria  es aceptada como un compromiso - Wendell Berry

Leer más:

Manglares panameños amenazados por el boom de la construcción

Manglares bajo amenaza. Parte 2

Publicar un comentario