9/14/2013

Persuasiones

Los concursos de oratoria no me dejan un buen sabor, se exponen ideas e ideales de forma apasionada y si embargo calculada.  Se busca impresionar, pero ¿dónde están las acciones?  No muy diferente pienso, que los discursos políticos; uno busca puntos, otro los votos, pero la convicción de cambiar o mejorar las situaciones se queda en abstracciones.  Y desiluciones.


El objeto de la oratoria por si misma no es la verdad, sino la persuasión.
Thomas Babington Macaulay
Publicar un comentario