10/22/2008

Chapoteando en la laguna del olvido

En una de las películas de ficción que considero más interesante y mejor lograda de los últimos años, The Eternal Sunshine of the Spotless Mind, Jim Carrey interpreta a un hombre que contrata los servicios de una empresa para eliminar de su memoria la desastrosa relación amorosa que vivió con Kate Winslet. El procedimiento para el borrado selectivo de sus recuerdos es comparado a un daño cerebral menor y durante el film, Carrey, quien se da cuenta de que en realidad no quiere olvidar a Winslet, se aferra desesperadamente a los recuerdos que poco a poco se desvanecen.
La revista Neuron a publicado resultados positivos -en ratones- obtenidos al experimentar con un compuesto químico-genético logrando suprimir memorias traumáticas sin afectar las demás ni los mecanísmos de búsqueda del cerebro. La metodología consistió en crear situaciones de temor en los sujeto de prueba y luego administrar el compuesto mientras que se repetia la situación; la supresión de la memoria se constata cuando el sujeto no reacciona negativamente ante la inducción.

De funcionar en seres humanos las implicaciones son muchas y complejas, en especial las de tipo ético-moral. Pensemos tal vez en soldados sin temor a la muerte, la capacidad de alterar una personalidad formada por una experiencia negativa o bien, el lavado mental de un oponente por parte de una entidad poderosa y corrupta.

A mi parecer, muchos de nosotros no seríamos quienes somos sin experiencias negativas que nos permitiesen crecer, madurar y hacernos más fuertes; pensemos inclusive en aquellos que se dedican a una causa, por si mismos o por los demás a raíz de una experiencia, un recuerdo y una reacción que les inspira a luchar; sin embargo, hay que tener en cuenta que dependiendo del individuo, hay situaciones que pueden resultar tan destructivas que simplemente no puedan ser manejadas de otra manera que a través de un olvido forzado y definitivo. Tabula Rasa en una pastilla.

"Casi todas nuestras faltas son más dignas de perdón que los métodos que empleamos para esconderlas" -Francois de La Rochefoucauld.






Publicar un comentario