11/24/2008

Infranautas

Uno de los sistemas de acueductos más complejos del mundo, el de Nueva York, esta goteando. Bueno, más que eso: diariamente pierde más de 20 millones de galones de agua. El volumen de líquido en tránsito dificulta la localización de las fugas, aunado a la profundidad y extensión del sistema. Los programas para corregir sus problemas toman años en concretarse y la descripción del proceso nos inspira sentimientos de asombro y claustrofobia:

"Para ello, la ciudad ha contratado seis experimentados buzos de profundidad que habitan un tanque presurizado de 24 pies por períodos de más de un mes, el cual ha sido acondicionado con duchas, televisión, canasta de basquetball Nerf y aire respirable compuesto por helio al 97.5% y oxígeno al 2.5%.... Los buzos dejan el tanque solamente para ser transferidos a una campana de sumersión que los hace descender a 70 pisos de profundidad [tiempo de viaje: 20 minutos], donde en turnos de 12 horas, cada hombre invierte cuatro horas en martillar el concreto para exponer la válvula [donde se produce la fuga]... Al concluir las operaciones, los buzos deben permanecer en el tanque por una semana para que helio salga de sus cuerpos"

Todo esto se nos asemeja a las misiones de los astronautas pero reemplazando el vacío por millones de galones de agua y las ridículas vocecillas producidas por el helio. Hay gente para todo.
¿Qué persona cuerda podría vivir en este mundo y no estar loco? -Ursula K. Le Guin




Publicar un comentario