3/24/2008

Nueve Millones de Bicicletas

Con el galón de combustible razando los 4 dólares, no puede uno más que considerar sobre si es el momento de vender el carro y comprarse una moto o bicicleta. Y es que si investigamos sobre posibles alternativas, sean de medios de transporte o fuentes de energía, ninguna parece lo suficientemente viable o implementable en un plazo que no contemple alguna especie de recesión generalizada y sus consecuencias. Nuclear, eólica, hidro o térmica, son buenas hasta hasta donde la demanda se ajusta a la producción; pero como ya sabemos, el petroleo nos ha mal acostumbrado al exceso.
Mucho del problema tiene que ver con el aspecto de consumo de la sociedad capitalista y la creación de necesidades artificiales, pero a la vez estas características nos vienen desde el génesis de las formas productivas modernas: La Revolución Industrial.
Recordemos entonces como el desarrollo y aplicación de las ciencias hacia la producción masiva cambió la economía, primariamente agraria, en Europa y permitió que los poderes políticos, económicos y por supuesto, bélicos, se consolidasen hasta la actualidad.
Pero más allá de los conceptos y las máquinas esta la ENERGÍA y sus fuentes, ya que sin ella estos desarrollos no serían más que un cacharro oxidado; es así como las primeras industrias eran alimentadas por carbón, para luego ser reemplazadas por los derivados del oro negro.
Por tanto, son las características de la energía y su empleo lo que define a las formas productivas, su accesibilidad otorga poder y sus biproductos, el nivel de contaminación o afectación del entorno. El desafío consiste en balancear los costos y beneficios, pero si se lograse desarrollar con éxito un sistema más limpio, podriamos empezar a pagar a la Tierra aquello que le hemos robado y a la vez mejorar nuestra calidad de vida, viajando en bicicletas por ejemplo.
Kathie Melua - Nine Millon Bycicles

Publicar un comentario