7/22/2008

Más luz!

La búsqueda de modos alternativos de generación eléctrica es cada día más apremiante dada la constante alza de los precios del petróleo y las declaraciones de las compañías generadoras, quienes conceden que no pueden manejar la demanda únicamente por medio de las hidroeléctricas. En este sentido hay malas y buenas noticias:

En un artículo escrito por Loyd Case para ExtremeTech, se narra como el autor realizó un estudio concienzudo de sus opciones para instalar de un sistema de paneles solares casero, detallando precios y experiencia tras un mes con el equipo; para resumir, el costo fue de $36,000 (incluyendo rebajas y subsidios estatales californianos), lo cual le permitió reducir su factura mensual de $300 a unos $18. La magnitud de ahorro es evidente, pero el costo inicial es bastante alto para una economía como la nuestra, aparte de que probablemente la mayoría de los panameños no facturamos $300 en electricidad. Además existen otros costos a mediano y largo plazo como el mantenimiento y el impacto de nuevos desarrollos, que aunque siempre se han dado, no han sido particularmente revolucionarios, hasta ahora.

La buena noticia es que investigadores de la renombrada Massachusetts Institute of Technology - MIT, han logrado mejorar la cantidad de energía eléctrica obtenible de una superficie -celda o vidrio- en un factor del 40X. Esto se logra cubriendo o tiñendo la superficie del colector con un material que dirige la luz solar hacia sus bordes, donde las celdas (que son la parte más cara, pero con este avance se verían reducidas en número) capturan la energía. Esta técnica ya existía desde los años 70, pero los materiales no permitían transferir niveles significativos de energía lumínica. Adicionalmente, si se aplica el proceso a un panel solar existente, su eficiencia se incrementa en un 50%. El diagrama muestra más claramente el principio:


Los investigadores ya han tomado los primeros pasos para introducir esta tecnología en el mercado fundando la compañía Covalent Solar y calculan que en unos tres años su uso podría generalizarse; esperamos que esto se traduzca mejores costos y subsecuentes mejoras que disminuyan la dependencia global en el petróleo y sus negativas consecuencias medioambientales.
Publicar un comentario