8/01/2008

Un salto gigante hacia la revolución solar

La semana pasada escribí sobre un invento que aumentaba la cantidad de energía solar captada por una superficie; esta semana la MIT anunció que investigaciones realizadas por los científicos Daniel Nocera y Matthew Kanan les han llevado a desarrollar un método de electrólisis, que separa el agua en oxígeno e hidrógeno, a temperatura ambiente y sin depender de componentes tóxicos, sino que el mecanismo se compone de elementos seguros, relativamente baratos y abundantes en la Naturaleza.
El componente es un catalizador basado en metal de cobalto, fosfato y un electrodo, colocado en agua; una vez la energía pasa por el electrodo, el cobalto y el fosfato crean sobre él una capa delgada y la reacción produce oxígeno. Combinado con otro catalizador, como el platino, se produce hidrógeno, en un proceso equivalente a la fotosíntesis.

Estas características resuelven algunos de los escollos más importantes que han frenado el progreso en el área y nos acercan un concepto hasta ahora considerado inviable, la producción y almacenaje de energía en el hogar, independiente de la red.

Pero, ¿de donde proviene la energía que da potencia al sistema? De la fuente más importante y sin embargo más subutilizada, El Sol. Nocera propone que el mecanismo alimente una batería integrada a un sistema foto voltaico. Durante el día, el sistema funcionaría con la luz solar y en la noche, dicha batería recombinaría el oxígeno e hidrógeno, generando la energía necesaria para el funcionamiento de nuestros aparatos e inclusive, cargar un auto eléctrico.



Sería interesante "casar" este desarrollo con el de Covalent Solar y así potenciar la extracción de energía. Inclusive, con otro que aprovecha el espectro infrarrojo de la luz solar... Las posibilidades y beneficios aumentarían significativamente.

Esta invención le ha valido a MIT y Nocera una subvención por $10 millones de dólares y se espera que los sistemas estén disponibles al público general en unos 10 años (¡demasiado digo yo!). Ojalá más recursos se dedicaran a este tipo de iniciativas que realmente cambiarían el mundo, liberándonos de la dependencia del petróleo y sus implicaciones medioambientales.









Publicar un comentario