8/13/2007

Aproximación a Omega

El desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas corresponde a la satisfacción de necesidades y solución de problemas que en gran medida son generadas a su vez por la tecnología, su acción y efectos. Esto ocurre dentro del ámbito de la creación y creatividad humana. En el otro lado del espectro, se encuentran las soluciones que permiten al ser humano, manejar más eficientemente o ejercer control sobre las limitantes que la naturaleza le impone.
Sin embargo estos cambios histórico-paradigmáticos se refieren a la concepción del Hombre en su papel como modificador de su paisaje psicológico como de su ámbito biológico externo (limitado por su alcance actual, el planeta y la forma que estamos sujetos a él). ¿Pero qué hay sobre los cambios naturales o artificiales al artífice de tales desarrollos: el Hombre?

A lo largo de la historia, filósofos y científicos han tratado de extrapolar las tecnologías (avance cuantificable) y el nivel de inteligencia humana (avance relativo), ofreciendo proyecciones de desarrollo psicogenerativo-evolutivo artificial (inteligencia artificial - IA) o natural (humano) observando la necesidad de controles que prevengan y eviten que dicho salto pueda ser negativo tanto a nivel de la humanidad como universal. Es claro que cualquiera sea la naturaleza y recipiente de dicho poder presentará dilemas que el hombre solo puede relacionar con lo divino o desconocido.

He aquí el meollo del asunto: una creación que nos supere en capacidades colectivas es como un hijo que nace sabiendo, no tenemos en nuestra historia consciente memoria de tal evento y sin embargo podría intrapolar que nuestra existencia y coexistencia primitiva podría haberse dado de esta manera, en presencia de "hermanos" y "primos" con diferentes grados de capacidad cognitiva.

Sea que lleguemos al siguiente paso evolutivo de forma artificial y/o natural, el camino se hace caminando. Las preguntas son muchas, pero para mi lo más relevante es cómo nos reconoceremos en ese futuro donde el espejo será un dado con un millón de caras.
Publicar un comentario