9/22/2007

Ramadán en el espacio

En la eventualidad de que usted sea un astronauta quien profesa la fé islámica, la Jabatan Kemajuan Islam Malaysia (JAKIM), ha publicado un folleto con recomendaciones para seguir correctamente los rituales diarios mientras que se encuentre fuera del globo terraqueo, dado que los avances tecnológicos no tienen porque reñir con la práctica y el respeto de las fechas importantes como el Ramadán.
Entre las observaciones más relevantes están:
  • La cinco oraciones diarias se mantienen, pero tomando en cuenta el punto de embarque-despegue.
  • Durante la oración, si no es posible estar de pie, entonces tratar de agacharse, de otra manera entonces sentarse o si no, acostarse.
  • Las abluciones son simbólicas, es decir, que en caso de no disponer de agua en la estación o nave espacial, se gesticula como si hubiese.
  • En el caso del alimento, la preparación halal se hace practicamente imposible y se ofrece la flexibilidad de que el astronauta ingiera lo mínimo para evitar el hambre.

Las situaciones que se dan a causa del progreso científico requieren del creyente un norte al cual referirse sin caer en inútiles debates paradigmáticos que enfrenten la fé y la razón. He encontrado un artículo que puede servir de guía contextual y del cual extraigo lo siguiente:

Al-Hayani cuenta cómo el Profeta interrogó a un gobernante del Yemen sobre cómo resolvería sus problemas. Al responder que consultando el Corán, insistió Mahoma en qué pasaría si el Libro de Dios no contuviera información directa para orientarle. La segunda respuesta fue que entonces consultaría la Sunnah. Mahoma volvió a insistir preguntando qué pasaría si tampoco allí hallara la información necesaria para decidir. La respuesta fue finalmente que aplicaría la propia ijtihad (razón) para decidir. El Profeta aprobó la respuesta y dio gracias a Dios porque los musulmanes podían hacer uso de la razón para aplicar la ley.

Publicar un comentario