9/14/2007

La Privacidad (y Facebook)

Como decía en el post anterior sobre el tema, la decisión de Facebook al permitir el acceso a la información pública de sus usuarios representa -a mis ojos- una falta de respeto hacia la confianza que se depositado en la herramienta.
Varias son las razones que podemos hacer notar de dicha situación, una de ellas es que los dueños de Facebook están buscando hacer más rentable su idea, algo que han venido haciendo hace ya tiempo -aunque de forma leve- por medio de pequeños anuncios, enlaces a bases de datos de películas o música y demás; y segundo que existe el interés a nivel de las agencias de seguridad gubernamentales, de acceder a información que podría servirles de referencia o alerta. Al contrario de anteriores hechos similares, las reacciones han sido pocas.
Para entender el por qué tenemos que remontarnos a los orígenes de las redes sociales: estas se originaron en las universidades para propiciar el contacto entre los alumnos, extendiéndose luego sobre la población adolescente y finalmente hacia el resto de los usuarios de Internet, ostensiblemente los adultos.
Es aquí donde se nota la diferencia en la apreciación o no de la Privacidad, muchos jóvenes han adoptado para sí su presencia en la Red y se conducen personal y socialmente dentro del ambiente cibernético, en contraste con aquellos que sea por costumbre (heredada de las formas no virtuales) o convicción prefieren mantener lejos de extraños su vida personal o profesional.


En mi opinión la divergencia de opinión se debe al concepto del individuo, la tecnología ha permitido que la persona exista en dos mundos paralelos, en el virtual el hombre o mujer se visualiza libre, una gota en el océano de la información, en el real, está sujeto a limitaciones físicas, económicas e inclusive legales pero que a la vez le permiten acceder a su percibida realidad virtual. Las ramificaciones futuras del tema son muchas, pero solo nos limitamos a acotar la siguiente idea: Los denominados avances en el desarrollo del Hombre se dan bajo el concepto de una visión positiva del mañana, uno donde somos más libres y capaces de superar a nuestros antepasados. Pero a su vez, es menester del individuo reconocer lo más difícil, si realmente esta caminando hacia adelante o en círculos y comprender que todo tiene un precio. ¿Sabemos cuál es? ¿Estamos dispuestos a pagarlo?
Publicar un comentario