9/28/2007

Pixel Art

En aquellos fabulosos días antes de la internet, cuando los modems eran de 300 baudios y todo cabía en un disco de 720k, si se deseaba dibujar algo en su computadora, tenía trabajar con las uñas y confiar en la imaginación del público para crear algo de baja calidad pero que de alguna forma comunicase una intención estética válida. Recuerdo, por ejemplo, haber reproducido el White Dragon de Michael Whelan en mi Atari 800XL con 4 colores y una resolución de 160x192, reemplazando el ojo por un "player-missile" para que parpadease.
Volviendo al futuro, es fascinante como el incremento en las velocidades y capacidades de los equipos han puesto al alcance de prácticamente cualquiera, herramientas que rivalizan con las disponibles a los expertos.
Es justo en el centro de esta dicotomía donde encontramos a los pixel-artists, que podríamos definir como aquellos que aún con acceso a tales recursos, optan por producir imágenes pixel a pixel o punto por punto, reduciendo al mínimo posible la representación, pero sin sacrificar la claridad del mensaje. Otras características son el uso de la proyección isométrica, siendo la que mejor se ajusta para ilustrar objetos en tres dimensiones y las paletas de color restrictivas a modo de realzar significados y ambientaciones.
Seurat - Zenga - Indiana Jones
En este sentido, podríamos comparar -guardando las distancias apropiadas- este tipo de arte al zenga o la caligrafía oriental, en su economía y al impresionismo y puntillismo en la técnica y uso de color.

En mi opinión, los mejores exponentes de esta técnica son los miembros de E-Boy, los cuales han participado en campañas de mercadeo de conocidas marcas, ilustrado revistas e inclusive, logrado desarrollar juguetes a partir de sus diseños.
Otros sitios de interés son: Pixeljoint y si tiene mucha paciencia: Lovepixel

Finalmente, es curioso ver que algunos de los principales programas para diseñar y dibujar en computadora, ofrecen filtros para pixelar las imágenes. La serpiente digital muerde su cola.
Publicar un comentario