10/18/2007

James Watson: Racismo Genético

El domingo 14, El Sunday Times Magazine publicó una entrevista con uno de los descubridores de la hélice doble del ADN, James Watson, quien entre otras cosas dijo que la inteligencia -IQ- de los africanos es inferior y por tanto no deben ser considerados para promociones laborales dada sus bajas calificaciones genéticas (¿Acaso no son de importancia los factores económicos y sociales, como la escasez de oportunidades o los prejuicios?); declaración que ofrece quien en el pasado ha relacionado el color de la piel con la intensidad del libido y disminuido la contribución de la cristalógrafa Rosalind Franklin en las investigaciones que le hicieron ganar el Nobel.

Por supuesto, las opiniones en contra (y a favor) no se hicieron esperar, y aunque Watson se retractó a medias no pudo evitar que el Museo de Ciencia inglés cancelara la presentación de su libro "Evite gente aburrida y otras lecciones de una Vida en la Ciencia" ( Avoid Boring People and Other Lessons from a Life in Science) esta semana.

Al leer el artículo completo, podemos encontrar algunas señales que apuntan hacia el porqué de este tipo de comentarios que parecen reñir con la supuesta estatura intelectual de Watson: en su niñez y adolescencia fue considerado débil y con pocas posibilidades de lograr algún tipo de éxito, sin embargo, logró destacarse en la vida académica y profesional por sus capacidades como científico y fácil socialización.

Se da entonces -a mi parecer- un paralelo de Watson con los que califica como inferiores dada su condición de origen, ya que no puede ver que su logros no son por completo el producto de su individualidad, sino que se le deben sumar las oportunidades y contribuciones de otros, incluyendo a su familia y pares, que como esa estructura fundamental que es el ADN, la vida tal como la conocemos no existiría.

Si algo hemos de aprender de esto es que no podemos disociar el Humanismo de la Ciencia, las estadísticas no constituyen una impresión incontrovertible del Hombre y las generalizaciones aportan valores negativos al necesario entendimiento del yo en el otro. Si no comprendemos ésto, todo lo demás es sombra.
Publicar un comentario